Su pasión y amor por escalar montañas, volcanes y picos nació a los 17 años cuando escaló por primera vez el volcán de Pacaya, situado en Escuintla.  Es un amante de las cumbres, un aventurero que cada meta que se fija la cumple. Él es Vinicio Álvarez, mejor conocido como el Quetzal Solitario.

Se crio en San Lucas Sacatepéquez y años después se radicó en Antigua Guatemala, en donde es uno de los vecinos más reconocidos por sus logros deportivos, principalmente en el alpinismo: “Mi primera experiencia en Antigua no fue subir el de Agua o Acatenango, sino el de Fuego; es uno de los más exigentes en cuanto a condición física”, dice.

Álvarez lleva décadas escalando y sus hazañas cruzan nuestras fronteras; además de haber conquistado las 37 cumbres más altas de Guatemala, ha hecho de las suyas en Sudamérica y España, aunque la cima que más lo ha marcado ha sido el Aconcagua, la más alta de América, ubicada al oeste de Argentina, a 6 mil 962 metros sobre el nivel del mar.

La escaló, en 1989, solo y fuera de temporada; es decir, no sabía a qué se tenía que enfrentar, y aunque llegó a la cumbre, una tormenta puso en riesgo su vida, a tal punto que estuvo inmovilizado durante 12 horas para no ser arrastrado por el viento y a una temperatura de 45 grados centígrados bajo cero.

Sufrió congelamiento en sus extremidades superiores, por lo cual le realizaron algunas amputaciones, un episodio que considera traumático. Pero eso no mermó la ilusión de seguir escribiendo su historia, a pesar de que en otro de los intentos vio a compañeros morir por complicaciones climáticas en el camino.

La cima marcó al Quetzal Solitario, quien se puso como reto volverlo a escalar y lo hizo en 4 ocasiones más, incluso se atrevió a involucrar a 2 de sus hijos; con 1 consiguió el objetivo. Dice que se está preparando para realizar una quinta proeza, en enero del siguiente año.

“Es una cumbre fabulosa, llena de misticismo. Es el requisito para los que quieran conquistar el Himalaya”, resalta Álvarez, quien en noviembre cumplirá 64 años, desde que empezó no ha parado de subir montañas, y ello le ha significado ser merecedor de múltiples premios por parte de la Federación de Alpinismo y la Municipalidad de Antigua.

Bryan Anton – DCA

DEJA UNA RESPUESTA