La historia del ferrocarril en Guatemala se inicia en el año 1880 cuando arranca la construcción del tramo San José-Guatemala, que concluye el 15 de septiembre de 1884 cuando entra en funcionamiento. Fue impulsado por la reforma liberal y las necesidades de la incipiente industria del café.  

Durante este período se otorgaron las primeras concesiones (privatizaciones) en la historia del país, con el objetivo de atraer inversión extranjera para “modernizar” la infraestructura para la exportación agrícola, “debido a
las incapacidad material y económica del Estado para hacerlo” Estos tramos pasaron rápidamente a formar parte del monopolio de la Unit Fruit
Company que dentro de los primeros acuerdos alcanzados con el gobierno guatemalteco se incluía el uso de las vías del ferrocarril y la exclusividad a transportar el correo entre Guatemala y Estados Unidos. Con la expansión de la producción del banano y el incremento de las exportaciones, la UFCO crea la empresa ferroviaria conocida como Internacional Rail Centroamérica IRCA, a partir de una concesión que el gobierno de Estrada Cabrera le otorga para operar el ferrocarril hacia el Atlántico. El viejo sueño de construir el “ferrocarril del norte” del régimen liberal, se vio frustrado por la guerra contra El Salvador y la falta de créditos que termino con la muerte de Reina Barrios.

 


Con ello, la expansión del poder de la transnacional del banano se consolida
rápidamente en todo el territorio nacional, controlando puertos, telégrafos, ferrocarril, y la producción de energía.

DEJA UNA RESPUESTA