El Gobierno argentino anunció una reducción en su meta de déficit fiscal para este año del 3.2 % al 2.7 %, lo que asegura le permitirá ahorrar US$ 3 mil 200 millones , tras la incertidumbre generada por la fuerte depreciación del peso con respecto al dólar estadounidense en los últimos días.

En una rueda de prensa en la sede del Ministerio de Hacienda en Buenos Aires, el titular de esa cartera, Nicolás Dujovne, quiso “ratificar el rumbo” de la política fiscal del Ejecutivo en un contexto como el actual, en el que, dijo, subió la tasa de interés en Estados Unidos y “las monedas emergentes se han depreciado”.

El ministro apuntó que “ante esas presiones demagógicas” del arco opositor, que tratan de impulsar iniciativas en el Parlamento que congelen las subidas de tarifas de los servicios públicos, el Gobierno decidió “asegurar ahora el sobrecumplimiento” de la meta de déficit fiscal. A su juicio, eso va a permitir generar un “ahorro” sobre las finanzas públicas de unos 3 mil 200 millones de dólares.

Estamos muy tranquilos en términos de la evolución de las cuentas públicas” y “seguros de que la Argentina va a mantener el rumbo de crecimiento que lleva ya desde hace un año”, lo que va a “permitir seguir generando el aumento del empleo” y convertirla “en un país desarrollado”, aseguró.

Dujovne también ratificó la meta de inflación del 15 % prevista por el Ejecutivo para 2018, aunque admitió que, tras los movimientos experimentados en el mercado cambiario en los últimos días, es posible que en mayo sea más elevada de lo esperado.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, señaló que el país se está financiando a “las tasas más bajas” de su historia y anunció que este año el Gobierno no va a volver “a salir en el mercado internacional ni de dólares ni de euros”.

La rueda de prensa tuvo lugar minutos después de que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) incrementase, por tercera vez en una semana, la tasa de política monetaria, para situarla 675 puntos arriba, al 40 %, con el objetivo de frenar la fuerte depreciación del peso con respecto al dólar.

DEJA UNA RESPUESTA