Mariano Gálvez (Guatemala, 1790 – México, 29 de marzo de 1862), elegido Jefe de Estado de Guatemala en agosto de 1831, fue un jefe de estado liberal, gobernó en la época en que Guatemala fue atacada por el cólera morbus, circunstancia que sus opositores conservadores -principalmente el clero regular de la Iglesia Católica y los aristócratas de la Nueva Guatemala de la Asunción- utilizaron para acusar a Gálvez de introducirlo al país envenenando los ríos; esto creó un gran descontento popular y fue una de las causas de su derrocamiento en 1838. Historiadores también señalan a Gálvez por haber firmado un contrato en el que se entregaba el territorio de Belice a Inglaterra.

Sus obras principales fueron la instrucción pública, supresión de las fiestas religiosas y feriados, la fundación del Museo Nacional, así como también promovió el código de Livingston -traducido al español por el también liberal José Francisco Barrundia y Cepeda que establecía el sistema nacional penitenciario, el juicio por jurados, y decretó la ley de divorcio en Guatemala. Irónicamente, estos cambios fueron los responsables de que su gobierno se desmoranara, ya que a pesar de sus buenas intenciones, los cambios fueron demasiado súbitos y no estaban adaptados a las necesidades del pueblo guatemalteco de entonces, pues estaban basados en el código de Livingston de Luisiana, Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA