Luis Cardoza y Aragón fue un escritor que también se dedicó a la diplomacia; proveniente de Guatemala, nació el 21 de junio del año 1901 y falleció el 4 de septiembre de 1992. Dados los problemas políticos que sufrió su padre mientras Luis era un niño, debió soportar constantes mudanzas y cambios de colegio.

A los 19 años de edad se trasladó a la capital de Francia, donde se embarcó en la carrera de medicina, aunque nunca llegó a completarla. Allí también se acercó a otros artistas e intelectuales de gran importancia, tales como Renato Leduc y André Breton, y también comenzó a formar sus ideales de carácter social.

Cabe destacar que consiguió dominar la lengua francesa; tanto fue así que se encargó de la traducción de la obra de teatro titulada “Rabinal Achí”. Por otro lado, colaboró durante algunos años con publicaciones periodísticas mexicanas. Como diplomático, debió vivir un tiempo en Estados Unidos y en Cuba, país en el que se relacionó con García Lorca.

Entre sus libros publicados, encontramos los poemarios “Luna Park” (editado durante su estancia en París), “Catálogo de pinturas” y “Pequeña sinfonía del Nuevo Mundo”, y los títulos “Apolo y Coatlicue, ensayos mexicanos de espina y flor” y el premiado “Miguel Ángel Asturias, casi novela”.

 

 

 

ENTONCES, SÓLO ENTONCES

Cubre tu cuerpo, que está siempre desnudo,
hasta ese último lucero ya sin nombre
que desborda en un grito mudo el cielo.

Duro manantial de llamas, estatua
mineral y celeste, sobrehumana,
muerta en la vida y en la muerte viva
con su fisiología de ventana.

Despertaré: volaré por los aires.
Volaré por los aires si me olvida
esa voz alta que me sueña vida.

Nada sino tu voz y mi ceniza.
Tu dulce amarga voz y mis velas sin rumbo.
Hueso del fruto de la luz, tu cuerpo.
Nada sino silencio y cielo.

Florece tu cuerpo,
y yo me muero.
El alba.

 

DEJA UNA RESPUESTA