Ubicada en el municipio de Santilla del Mar, Cantabria, España, la Cueva de Altamira fue descubierta en 1879 por Marcelino Sanz de Sautuola.  La cavidad natural conserva uno de los ciclos pictóricos y artísticos más importantes de la prehistoria.

En el marco del 139 aniversario de su descubrimiento Google lanzó este 24 de septiembre en la página principal el doodle personalizado en honor a la cántabra cueva, que alberga a bisontes, caballos y misteriosas huellas de manos que se han conservado desde hace más de 36.000 años.

Sanz de Sautuola fue el primero que se percató de la presencia de huesos de animales y algunas herramientas de silex, las cuales son preámbulo del tipo de vida, alimentación, costumbres y hábitos de los seres que habitaron el periodo paleolítico.

La UNESCO declaró en 1985 a la Cueva de Altamira como Patrimonio de la Humanidad.