El calendario litúrgico católico viene celebrando a los santos el 1 de noviembre desde el siglo VI, día en el que se celebraba a todos los santos y mártires. En México, previo a la llegada de los españoles, durante la temporada de cosecha (agosto), se acostumbraba a celebrar, haciendo ofrendas de comida, bebidas y caminos de flores  a los difuntos.

Los españoles cambiaron la fecha y unificaron estas celebraciones con las de la iglesia católica. Esta celebración fue introducida luego en regiones de Mesoamérica y Suramérica, en donde cada pueblo y tribu le impregnó su particular visión de la vida.

Imagen relacionada

 

 

 

En occidente, los mayas cakchiqueles utilizan barriletes de colores para enviar mensajes a sus difuntos. Cada color y diseño está relacionado con sus rasgos de identidad y cada uno tiene un significado. Los más famosos son los de Sumpango y Santiago Sacatepéquez, aunque hay otros poblados como Santo Domingo Xenacojen donde también se realizan vuelos de barriletes gigantes.

Resultado de imagen para barriletes santiago

 

 

 

Una de las tradiciones más curiosas durante el Día de los Santos se celebra en San José Petén. Por más de tres siglos se realiza la Procesión de la Santa Calavera. La noche del 1 de noviembre el cura del pueblo pasea por las calles de la comunidad la calavera de uno de los principales Itza, antiguos pobladores del lugar, mientras visita las casas de los fieles. Se hacen ofrendas de comida como Ixpazáa, los bollos de ixpelón, caldo de gallina criolla, pescado, conservas de ayote y nance.

Resultado de imagen para procesion de la santa calavera peten