Un equipo de investigadores australianos del Centro de Excelencia de ARC en Biofotónica a Nanoescala (CNBP) ha desarrollado, a través de impresión 3D, un clip capaz de convertir cualquier dispositivo móvil en un potente microscopio.

El complemento tiene una funcionalidad completa, pues llega a visualizar organismos de hasta 1/100 de un milímetro, incluidas células de animales y plantas, células sanguíneas, núcleos celulares y más.

Se trata de una tecnología única e innovadora, ya que, además de ofrecer un alto rendimiento de microscopio en un paquete portátil robusto y móvil, el clip no requiere energía externa o una fuente de luz para funcionar.

Hemos diseñado un microscopio de teléfono móvil simple que aprovecha la iluminación integrada disponible con casi todas las cámaras de teléfonos inteligentes“, asegura el desarrollador principal e investigador de CNBP, el Dr. Antony Orth.

Microscopio clip

Esta tecnología tiene un inmenso potencial como herramienta científica, ideal para su uso en áreas remotas y para trabajos de campo donde los microscopios independientes más grandes no están disponibles (o son poco prácticos). La aplicación de esta en áreas con tales características puede ser esencial para proyectos como determinar la calidad del agua para beber, analizar muestras de sangre para detectar parásitos o diagnosticar enfermedades, incluida la malaria. Por tanto, los países en vías de desarrollo serían uno de los grandes beneficiados de la implantación del clip.

El nuevo microscopio telefónico ya ha sido probado por el Dr. Orth y sus colegas del CNBP en diferentes campos, visualizando con éxito muestras que van desde el cultivo de células, el zooplancton y el semen de ganado vivo en apoyo de las pruebas de fertilidad del ganado.

DEJA UNA RESPUESTA